El verdadero pastorado

Carta a Tito

La carta a Tito es una breve introducción al pastorado efectivo o al liderazgo. principalmente se dirige a los recién iniciados en el ministerio.

Para que una iglesia esté sana y fortalecida, se necesitan dirigentes sanos que no tengan miedo de amonestar.

Unas de las exhortaciones más importantes son la honestidad y la transparencia.

Tito 1: 7,9,10  
Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas...
retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen...
Porque hay aún muchos contumaces, habladores de vanidades y engañadores, mayormente los de la circuncisión...

Tito 2: 7,10
presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad...
no defraudando, sino mostrándose fieles en todo, para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador.

Por estas cosas ministerios se dividen, almas se apartan heridas y líderes caen en pecado.
El trabajo más importante de un dirigente es levantar y poner líderes. Es ahí donde se refleja el verdadero discipulado, poner a otras personas a trabajar es señal de un ministerio próspero.