Génesis - lección 2

Lección 2
GÉNESIS (Parte 2)

 Los Patriarcas (Génesis 12-36)


Los patriarcas anteriores al diluvio vivieron un promedio de 900 años (Gn. 5). Las edades de los patriarcas
posteriores aldiluvio descendieron rápidamente y se estabilizaron (Gn. 11). Algunos sugieren que ello se 
debió a importantes cambios ambientales traídos por el diluvio.
















 Viajes
Desde el capitulo 12 al 36 tenemos tres biografías. La de Abraham la de Isaac y la de Jacob y en estas 
biografías, cinco viajes que se destacan. Veamos:
























1-      Abraham va de Ur de los caldeos, o sea, de la tierra de su familia a una tierra donde Dios le dice yo te 
mostraré (Gn. 12:1) esta tierra es Canaán.
2-      Abraham manda buscar una esposa para su hijo en ese viaje se encuentra a Rebeca. Todos o casi 
todos conocemos la hermosa historia donde el criado de Abraham se queda callado para ver si Dios habría 
de prosperar su camino (Gn. 24:14). Aquí se resalta una cualidad, la de demostrar interés por los demás.
3-      Luego comienza el viaje de rebeca en busca de su esposo, nuevamente rumbo a Canaán. Un detalle 
 importante es que antes los padres daban a sus hijas en casamiento sin que ellas pudieran elegir o decidir sobre 
su vida, pero aquí resalta que rebeca toma la decisión de ir hacia lo desconocido, un típico cuadro de amor a 
 ciegas. (Gn. 24:57,58).
4-      De este matrimonio nacieron dos hijos: Jacob y Esaú. Cuando Isaac era ya viejo, Jacob engañó a su 
hermano con la complicidad de su misma madre. Esaú indignado en gran manera pensó en matar a Jacob; este
 huyendo va a Padam-Aram en caldea, la región de sus parientes. En ese viaje tiene una visión de Dios, en betel 
(casa de Dios).
5-      A la vuelta, o sea, al volver de Padam-Aram tiene lugar el encuentro con el ángel en el vado de Jaboc, 
esto acontece antes de volver a encontrarse con su hermano.
En el intervalo que medió entre esos dos viajes (20 años, Gn. 31:18) él se enriquece y hasta lucha contra 
su propio suegro. Engaña al padre, engaña al hermano, al suegro y su nombre significa engañador (linda 
manera de hacerle honor a su nombre), pero gracias al encuentro con el ángel se le cambia el nombre 
a “Israel” que quiere decir: príncipe de Dios.

Abraham

De Abraham tenemos narrados varias cosas, por ejemplo:

a.       La promesa de que en él serían benditas todas las naciones de la tierra.
b.      Él tendría una descendencia como la arena del mar y las estrellas de cielo que no se pueden 
contar.

Habiendo viajado a Canaán, vivía en cabañas. Era extranjero en tierra de extraños. Había llegado allí en 
obediencia a la Palabra de Dios de dejar a los suyos e ir a una tierra distante. Un hecho muy particular es 
lo ocurrido con Lot. Avanzaron hasta el valle del Jordán, cerca del mar muerto; era una planicie fértil y
los dos tenían rebaños y muchas riquezas, entonces fue necesario que los dos tomaran una decisión respecto 
a las tierras, pues, entre sus criados (sirvientes) había peleas. Veamos este detalle importante:
Abraham obra con generosidad: “si fueres a la izquierda yo iré a la derecha” (Gn. 13:9) le dio la oportunidad 
de elegir primero lo aparentemente mejor, luego pagó diezmos a Melquisedec, rey de paz. (Gn. 14:20). 
Tiene un hijo con su sierva Agar que se llamó Ismael que significa: Dios oye. Instituyó la ceremonia de la 
circuncisión por mandato de Dios y como señal del pacto hecho con él y Dios le cambia el nombre de 
Abram (padre enaltecido) por el de Abraham (padre de multitudes). Fue un intercesor delante Dios, 
por su sobrino Lot, por su familia y por las ciudades impenitentes (perseveraban en el pecado). Visitó a un 
tal Abimelec, un rey que siendo engañado quiso tomarle la esposa. Fíjese que a pesar de toda su 
 grandeza de alma, se comportó como humano cayendo en la debilidad de la mentira. Después de estas 
cosas, Dios cumple su promesa. Abraham tiene un hijo, más tarde es Dios mismo quien se lo pide en 
sacrificio, ese es el momento culminante en la vida de este hombre.

Isaac

En Isaac tenemos el ejemplo del hombre pacifista, sería su carácter lo más sobresaliente en su
biografía que comparada con la de su padre no tiene tanta importancia. Lo que quiero decir es que
la vida de su padre Abraham y la de su hijo Jacob son tan notables que la de él pasa casi desapercibida.

Jacob

Repasando brevemente la vida de Jacob sabemos que obtiene el derecho a la primogenitura por un plato 
de lentejas. Primogenitura es era el derecho del hijo mayor a gobernar sobre sus demás hermanos y sobre
todos los bienes de la familia o sea que se lo consideraba superior a los demás hermanos.
Luego gana la bendición de su padre por un guisado hecho de prisa, por esa causa huye del hermano 
(hasta con la ayuda de madre. Se va a la región donde estaban sus parientes; ahí conforme a las costumbres 
de la época, trabaja para Labán y así poder obtener a sus hijas en casamiento (Raquel y Lea).
Engaña a su suegro y lo abandona sin previo aviso, en su regreso al cruzar el vado de Jaboc (el Jaboc 
era un arroyo del río Jordán) el cual no tiene nada de importancia pero pasó a la historia por el hecho 
ocurrido en ese lugar entre Jacob y el ángel) en ese incidente su vida cambió. Pidió con mucha insistencia la 
bendición de Dios. Él quería algo distinto en su vida, ya no quería seguir igual y gracias a eso recibió lo 
que quería.  Luego se encuentra y se reconcilia con su hermano y con la angustia de sus padres los cuales 
según parece nunca los volvió a ver. Pierde una hija, pierde un hijo y Después muere su esposa (no hay 
felicidad completa en la tierra).

Aprendizaje

Empezando por Abraham: la enseñanza que Dios nos deja a través de este hombre y de su vida es el 
ejemplo de la fe. Cuando dios le pide a Isaac para ser sacrificado, para algunos puede parecer tonto o 
sin sentido lo cual es lo mismo, pero veamos Hebreos 11:17-19:

Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito habiéndosele 
dicho: En Isaac te será llamada descendencia; pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde, en 
sentido figurado, también le volvió a recibir.

Aquí esta el secreto de esta historia ¿por qué? Porque Abraham creía en la resurrección, él no discute ni 
cuestiona. Él obedece. Todos conocemos este hecho donde el hijo dice: “he aquí el fuego y la leña, pero 
¿a dónde esta el cordero para el sacrificio?”, Abraham responde:”Dios proveerá” (Gn. 22: 7,8).
Entonces decimos que Abraham es el hombre de la fe y podemos constatarlo en muchos incidentes de su 
vida, él tuvo fe en muchas circunstancias de su estadía en la tierra pero en ese momento mostró 
 “fe cristiana”, o sea, fe en la resurrección. En Romanos 4 también encontramos el significado de la fe de 
Abraham. ¿Por qué decimos fe en la resurrección? Es fácil. Abraham sabía que Dios tenía poder para 
devolverle la vida a su hijo. Es un sacrificio de fe simbólico, que hace referencia al futuro. “…Dios a dado a 
su único hijo…” (Jn. 3:16).

Nota: Se cree que en ese mismo lugar donde Abraham entregó a su hijo es donde siglos más tarde 
crucificarían a Jesucristo, otra especulación es que en ese lugar es donde más adelante salomón construiría 
el Templo. Pero no hay evidencias de ninguna de las dos.

Isaac: es nuestro ejemplo de hombre pacifista. Veamos Génesis 26:19-22:

Pero cuando los siervos de Isaac cavaron en el valle, y hallaron allí un pozo de aguas vivas, los pastores de Gerar riñeron con los 
pastores de Isaac, diciendo: El agua es nuestra. Por eso llamó el nombre del pozo Esek (contención), porque habían altercado con él. 
Y abrieron otro pozo, y también riñeron sobre él; y llamó su nombre Sitna (enemistad). Y se apartó de allí, y abrió otro pozo, y 
no riñeron sobre él; y llamó su nombre Rehobot (lugares amplios o espaciosos), y dijo: Porque ahora Jehová nos ha prosperado, y 
 fructificaremos en la tierra.

Este seria el hecho cumbre en la vida de Isaac. “y cavó otro pozo” vemos que es una expresión que se 
repite varias veces, porque varias veces (dos para ser exacto) los enemigos se adueñaron de lo que le 
pertenecía a Isaac. Para no pelear, Isaac dejaba el pozo y cavaba otro. La enseñanza es que la paciencia 
siempre tiene su recompensa. Los enemigos un día lo buscaron y quisieron hacer amistad con él porque 
vieron la mano de Dios en su vida y como Dios lo prosperaba y lo hacia poderoso (Gn. 26:28).

Jacob: es nuestro ejemplo de hombre transformado y convertido, un hombre cambiado que supo 
pelear por su bendición. El engañador se convirtió en un “”príncipe de Dios”. Primero se llamó Jacob y 
 luego Israel. Fue su encuentro con Dios lo que cambió su vida, nada tiene sentido en este mundo sin un 
encuentro real con el Señor. La decisión de servir a Dios en sus propósitos es algo que se hace una vez y 
para siempre.

Conclusión

La enseñanza final que nos dejan estos hombres es esta: Nuestra vida debe ser dirigida por Dios, él es el 
Señor Todopoderoso quien trae la bendición. De él viene la victoria.