TEOLOGÍA BÍBLICA y SISTEMÁTICA - doctrina - lección 2.b

2.3 El conocimiento doctrinal protege del error

Se dice con frecuencia que las estrellas aparecieron antes que la ciencia de la astronomía, que las flores existieron con anterioridad a la botánica, que la vida existió antes que la biología  y Dios antes que la teología.

Ello es indudable, pero el hombre, debido a su ignorancia, concibió ideas supersticiosas con respecto a las estrella y el resultado fue la falsa ciencia de la astrología. El hombre forjó conceptos falsos con respecto a las plantas, atribuyéndoles virtudes que no poseían, y el resultado fue la hechicería. El hombre por su ceguera se formó ideas erróneas de Dios y el resultado fue el paganismo con su secuela de supersticiones y corrupción.
Pero vino la astronomía sustentando principios correctos con respecto a los cuerpos celestes, poniendo al descubierto los errores de la astrología. Apareció la botánica con informaciones correctas relativas a las plantas, sacando a luz los errores de la hechicería. De igual manera las doctrinas de la biblia ponen al descubierto las ideas falsas con respecto a Dios y sus caminos.

“Que nadie piense que un error doctrinal es un mal práctico insignificante”, declaró en cierta oportunidad el famoso teólogo D. C. Hodge. Y añadió: ningún camino a la perdición ha sido más transitado que el de la doctrina falsa. El error es coraza sobre la conciencia y venda sobre los ojos”. (Mateo 22:29, gálatas 1:6-9, 2ª Timoteo 4:2-4)

2.4 El conocimiento doctrinal es parte necesaria del bagaje del maestro cristiano

Cuando una remesa de mercadería arriba a un comercio, los artículos son desembalados y colocados en estantes y receptáculos apropiados, a fin de poder ser despachados en forma ordenada. Esta es una ilustración más bien rústica de uno de los fines del estudio sistemático. La Biblia sin lugar a dudas sigue un tema básico, central. Para las numerosas verdades que se relacionan con el gran tema están esparcidas por todos los libros de la Biblia. Con el objeto entonces de formarse una idea amplia, profunda, de cada una de las doctrinas, y poder impartirlas a otros, uno debe reunir las referencias que se relacionan a determinada doctrina y agruparlas en estantes (temas) si se nos permite la analogía, y receptáculos más pequeños (subtemas).

- - - - - - -  - - - -